paleoblog

El Molinete es “un laboratorio para estudiar 2.200 años de la historia de Cartagena, desde la época púnica”

In 7-Roma on diciembre 9, 2011 at 20:29

Tras los pasos de Asdrúbal y Escipión

Tecnología divertida del siglo XXI junto a los cimientos del gran palacio del general Asdrúbal Barca. El parque arqueológico del cerro del Molinete, una de las cinco colinas que le valieron a Cartagena el sobrenombre de ‘la pequeña Roma’, une historia y entretenimiento, por lo que se ha convertido en visita obligada a la hora de recorrer la antigua Qart Hadast. El promontorio monumental, que pronto se ampliará con las excavaciones de las termas romanas de la calle Paraíso, se ofrece como una buena (y gratis) alternativa de ocio para toda la familia en este ‘acueducto’ festivo de la Inmaculada. Porque mientras los mayores pasean entre los restos arqueológicos, los más pequeños disfrutarán con los juegos de nueva generación montados en lo alto del promontorio.

Se denominan zonas de recreo electrónicas y es lo último en equipamientos para el ocio infantil. Con tecnología danesa, estos juegos hacen parecer aburridos a los tradicionales balancines y toboganes. Lo mejor de todo es que no solo son divertidos, también están pensados para desarrollar habilidades y valores entre los chiquillos. Con un amplio abanico de opciones (eso sí, se requiere de una dosis de paciencia para activar el mecanismo), sirven para fomentar el trabajo en equipo, la estrategia, la agilidad, la flexibilidad y hasta la memoria. Lo más probable es que cueste ‘despegar’ a los chavales de tan moderna atracción. Así que, hasta que se cansen de la novedad, usted tendrá tiempo de sobra para recorrer sin prisas el parque arqueológico.

Tras los pasos de Asdrúbal y Escipión

Como explica el profesor de la Universidad de Murcia José Miguel Noguera, coodirector de la excavación, el Molinete es «un laboratorio para estudiar 2.200 años de la historia de Cartagena, desde la época púnica hasta el siglo XX». El cerro ha sido un punto estratégico de la ciudad y las distintas civilizaciones han dejado huella de su paso. Desde esta famosa colina (las otras cuatro son Monte Sacro, Concepción, San José y Despeñaperros) se domina toda la ciudad y se controla también la entrada al puerto. Los carthagineses levantaron palacios (según Polibio en este lugar estaba la residencia de Asdrúbal), templos y una muralla para proteger la urbe por el norte, donde antes se extendía una especie de laguna en lo que hoy es el Ensanche. Algunas crónicas señalan que por aquí el general Publio Cornelio Escipión asaltó la histórica ciudad. Después ordenó levantar de nuevo el muro defensivo y la colina se mantuvo como una ciudadela religiosa. En uno de los extremos del cerro, con la imponente cúpula de la iglesia de la Caridad de fondo, se alza la columna que recuerda uno de los santuarios.

El patrimonio histórico de esta colina urbana se completa con restos de las murallas del Deán y de Felipe II, las estructuras de dos molinos del siglo XVII (de los que el promontorio toma su nombre) y un refugio de la Guerra Civil.

Cuesta imaginar cómo sería el Molinete en la antigüedad, principalmente porque todavía falta la señalización que ayude a interpretar los restos sacados ahora a la luz. Pero aun así el paseo es agradable, gracias a la intervención del ingeniero municipal Manuel Jiménez, que ha elegido flora autóctona (esparto, tomillo, romero&hellip) para dar verdor a la colina y una distribución del espacio a base de terrazas conectadas por rampas.

Con el proyecto de acondicionamiento, la ciudad ha ganado un espacio público de 12.000 metros cuadrados (que cuando esté terminado duplicará su extensión) en pleno centro y en lo que antes era un barrio muy degradado. Eso sí, todavía están pendientes algunos detalles: los aseos permanecen cerrados, la cafetería sigue pendiente de la adjudicación municipal y se echa de menos alguna fuente de agua potable para los niños.

La visita en familia al parque del Molinete puede completarse con un paseo hasta el museo de la guerra civil, en el interior de los refugios antiaéreos, excavados en el cerro de la Concepción para proteger a la población de los bombardeos durante la Guerra Civil. Con motivo de cumplirse el décimo aniversario del consorcio turístico ‘Cartagena puerto de culturas’ (teléfono 968 500 093) se ha preparado una programación especial, que incluye una exposición de vehículos blindados a escala y talleres para que los niños se conviertan durante una hora en espías. La próxima cita, este domingo a las 12 horas.

vía  La Verdad.

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 7.701 seguidores

%d personas les gusta esto: