paleoblog

Cultura sancionó a Jesús Emilio González por defectos en las excavaciones en Cueva Morín.

In -A debate, B-Denuncias, b. Arqueología, Cantabria, Legal on junio 8, 2012 at 01:00

El TSJC confirma la inhabilitación por cuatro años de un prehistoriador

 

No devolver la llave de cierre de Cueva Morín a tiempo, cambiar el candado y excavar fuera de las cuadrículas delimitadas por el permiso le ha costado al prehistoriador y profesor de la Universidad de Cantabria Jesús Emilio González Urquijo una inhabilitación por cuatro años para realizar intervenciones en materia de patrimonio cultural en Cantabria.

La sanción de la Consejería de Cultura (de septiembre de 2009) fue ratificada el pasado 26 de abril por la Sala de lo Contencioso Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Cantabria. Manuel Garcia-Oliva, abogado de González Urquijo, anunció ayer que la sentencia será apelada ante el Tribunal Supremo y recordó que la inhabilitación está suspendida hasta que haya un fallo firme.

La sanción de Cultura se basó en su día en los informes técnicos realizados por el Servicio de Patrimonio que calificaba el cambio de candado en la cueva y el retraso en la entrega de la llave de “obstrucción a la capacidad de inspección de la Adiministración” y la actuación sobre la cueva en distintos lugares de los autorizados de “realización de actividades arqueológicas sin permiso”. En la misma inhabilitación fue incluido el director del Museo del Neaderthal en Alemania y codirector de la excavación, Gerd C. Weniger, que no recurrió la sanción y optó por dejar de investigar en Cantabria.

El expediente sancionador ha tenido un dispar recorrido judicial.

Cultura también inhabilitó en el mismo caso al catedrático de Prehistoria de la Universidad de Cantabria César González Sainz por “realizar un estudio rupestre no autorizado”, Sin embargo, la misma Sala de lo Contencioso descalificó y anuló la sanción en mayo de 2011 dictaminando que “una simple visita para confirmar un hallazgo” no puede calificarse de estudio rupestre no autorizado.

La entidad de las sanciones, lo anécdotico, a su juicio, de las acusaciones y lo que muchos consideraron desproporcionado del castigo – cuatro años alejados de la investigación sobre el terremo en la prehistoria de Cantabria- provocaron un notable movimiento de solidaridad a favor de estos profesionales. Así más de un centenar de investigadores y profesores de Cantabria y de toda España firmaron en octubre de 2009 un documento en el que criticaban la decisión de Cultura y consideraban el informe del Servicio de Patrimonio que dio lugar a las sanciones de “imputaciones basadas en detalles tergiversador para crear una acusación insostenible”.

La sentencia

La Sala considera que se ha acreditado “de manera evidente” que esta persona no cumplió con su obligación de entregar las llaves cuando terminó los trabajos de excavación.

Añade que no sólo no devolvió esas llaves, sino que además cambió el candado “y nada dijo ni entregó”, de forma que la Administración sólo tuvo conocimiento “de estas irregularidades” cuando lo comunicó el encargado de las cuevas de la zona.

La sentencia incide en que el profesor “no niega” estos hechos, sino que “les quita importancia” y alega que no están tipificados como objeto de sanción.

Sin embargo, los magistrados creen que no puede sostenerse que la no entrega de la llave y el cambio del candado sea algo “no sustancial” y sin incidencia en que la Administración tenga el control de la cueva.

“Estos hechos de manera clara significan un obstáculo para la capacidad de inspección de la Administración sobre los Bienes de Patrimonio Cultural de Cantabria “, se recoge en la sentencia.

Además, la Sala destaca que existe una “sustancial divergencia” entre las excavaciones que se proyectaron en El Morín y que fueron autorizadas por la Administración y lo que al final se realizó.

Indica que así consta en un informe de la jefa de Servicio de Patrimonio Cultural de la Consejería, que constataba la falta de correspondencia entre lo excavado y el proyecto que se presentó.

Los magistrados afirman que, la alegación del profesor, sobre que podía haber habido un error en el plano de la propuesta del proyecto, debió comunicarse a la Administración en caso de ser así.

Por todo ello, la Sala confirma la sanción de dos años de inhabilitación que impuso la Consejería, puesto que entiende que es adecuada.

El TSJC no comparte con la Administración, sin embargo, que González Urquijo haya realizado un estudio de arte rupestre no autorizado y señala que no se debió incluir este extremo como sancionable.

Al respecto, alude a una sentencia que en mayo de 2011 estimó un recurso del catedrático César González Saiz y le retiró la sanción que le habían impuesto por la realización de unos estudios de arte rupestre en El Morín .

El TSJC dio la razón al catedrático César González Saiz, porque entendió que no había pruebas de que su conducta fuera más allá de una visita.

Ahora, “por razones de coherencia y unidad de doctrina”, la Sala tampoco cree que haya que sancionar a González Urquijo.

vía  eldiariomontanes.es.

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 7.650 seguidores

%d personas les gusta esto: