paleoblog

Hallan en Madrid al “abuelo” del oso panda rojo con nueve millones de años.

In c. Paleontología y geología, Comunidad de Madrid on julio 28, 2012 at 16:25

El legado de Madrid en animales prehistóricos acaba de ascender un peldaño más. Restos de un precursor del panda rojo, un simpático animal parecido al tejón y al zorro y que hoy vive recluido en las húmedas faldas del Himalaya, acaban de ser hallados por un cuadro de investigadores del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) en el cerro de los Batallones, una colina de suave contorno situada cerca de la localidad meridional madrileña de Torrejón de Velasco que fue declarada en abril de 2001 Bien de Interés Cultural. Allí existío con otros demasiados carnívoros y herbívoros hace nueve millones de años.

El hallazgo, materializamente un molar impecablemente conservado, enteramente completa la veintena de huesos ya hallados allí, de este rarísimo ejemplar de mirartebrado que asegura la riqueza paleontológica del lugar, una antigua mina de sepiolita explotada por la empresa Tolsa. El Gobierno regional promueve la excavación desde 1991 en nueve campamentos del cerro.

El campo del cerro testigo de Batallones, su dispositivo interno yesífero estratificado aledaño al sílex y la arcilla, se vio agujereado por grutas convertidas en trampas sin llegada para animales que aperturavaban en sus charcas. Esta singularidad ha hecho factible lo que los especialistas del CSIC, dirigidos por el paleontólogo Jorge Morales, califican de milagro geológico: un paraje que reunió una ingente y plural cantidad de restos de descomunales animales carnívoros y herbívoros allí atrapados, desde los mastodontes y rinocerontes, hasta jirafas cornudas, caballos de tres dedos —hipariones— así mismo hasta tigres diente de sable —con temibles colmillos de alrededor de un palmo de extensión— o bien este curiosísimo ahora hallado precedente del panda rojo del Himalaya.

En total han sido extraídos en este cerro madrileño restos de hasta 10.000 restos de animales distintos. Contrariamente a lo que se suele considerar, el panda rojo no es un oso, sino que pertenece a una especie distinta Pese que colateral, denominada de los ailuridae. Se considera poseían una larga cola, enormemente peluda, de color marrón oscuro alrededor de oscuro. La coloración se iba aclarando hasta arribar a su rostro, de orejitas puntiagudas, singularizado al mismo tiempo por dos manchas blancas en rededor a sus ojos. Con trasendente dentición carnívora ya acomodada para terminar restos vegetales —el reciente hallazgo del molar lo asegura—, se alimentaba de carne y así mismo de cañas —hoy sus descendientes lo hacen con bambú— y pasaba la mayor parte del día amodorrado sobre las copas de los árboles.

vía . http://www.pysnnoticias.com

About these ads
  1. Se puede visitar este cerro ?

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 7.650 seguidores

%d personas les gusta esto: