paleoblog

Santimamiñe. Investigan la vida de los “vizcaínos” del Magdaleniense hace 12.000 años.

In 1-Paleolítico, País Vasco on agosto 4, 2012 at 14:53

De las investigaciones en la cueva de Santimamiñe, los<br />
arqueólogos sacaron un cráneo de un homo sapiens de<br />
hace 4.000 años. Esos restos óseos servirán como base<br />
para investigar su conexión genética con los actuales habitantes<br />
de Kortezubi, Ereño, Gautegiz” /></p>
<p>PESE a haber sido objeto de intensas campañas arqueológicas, <strong>Santimamiñe</strong> sigue deparando sorpresas. El equipo de arqueólogos que investiga sistemáticamente la cavidad de <strong>Kortezubi</strong>, el yacimiento prehistórico más importante de Bizkaia, han vuelto a encontrar nuevas señales de su prolongada ocupación humana. <span id=Se trata de los vestigios de los moradores del periodo Magdaleniense, de entre 12.000 y 12.700 años de antigüedad, que dejaron su legado en forma de cenizas. Más concretamente, se trata de los restos de los prolongados fuegos con los que los cazadores de aquella lejana época realizaban para cocinar sus capturas cinegéticas en el vestíbulo de la gruta.

El equipo de arqueólogos dirigidos por el especialista Juan Carlos López Quintana ha logrado recuperar la friolera de 300 vestigios de aquella época, principalmente los restos óseos de los alimentos que ingerían aquellos remotos cazadores cuyos ojos veían una Urdaibai muy diferente a la actual. También se han recuperado piezas de sílex con las que estos cazadores y recolectores lograban su sustento diario, a pesar de las dificultades que la naturaleza les ponía. Y es que en un paisaje estepario con una temperatura inferior a la actual -entre 10 y 15 grados menos- y una línea costera a 4 o 5 kilómetros más lejana que la de ahora, la caza suponía su principal sustento. Y tras cobrarse piezas como bóvidos, cabras, ciervos o corzos, el fuego del interior de la gruta les servía de estancia para la alimentación.

“El fuego central tiene un diámetro de más de un metro, con diferentes capas que se han endurecido con el paso del tiempo”, señaló ayer López Quintana. Ello supone que la ocupación durante la época fría de la época magdaleniense fue “prolongada”. Pero su hábitat en el vestíbulo de Santimamiñe, al que apenas consiguen entrar los rayos del Sol, era aún más grande. “De hasta cuatro metros”, incidió el arqueólogo, “frente a una zona interior muy húmeda por las filtraciones y los goteos”, el espacio donde se encuentra el arte parietal -con medio centenar de figuras grabadas por las manos prehistóricas- y las más impresionantes formaciones geológicas de la cueva, sellada a las visitas en el 2006 por su mal estado.

Pero la mayor parte de restos óseos hallados no quedaron sobre ese fuego, sino que fueron acumuladas por los sedimentos en los milenios posteriores en esa gran sala central de Santimamiñe. Entre ellas destacan las piezas de animales cazados, pero también restos de salmones o crustáceos, como erizos de mar, que recolectaba el hombre antiguo en la línea costera de Urdaibai.

NUEVA HIPÓTESIS

El magdaleniense pintor

Ese vizcaino de hace 12.000 años “tenía una estrategia de subsistencia diversificada”, narró López Quintana. “Falta le hacía para poder sobrellevar unas condiciones tan extremas”, desveló. Aunque, al abrigo de los últimos secretos desvelados, una nueva hipótesis se podría abrir paso: que los autores de las famosas pinturas rupestres de Santimamiñe fueron coetáneos o “estén próximos en el tiempo” a los hombres a los que el fuego del vestíbulo alumbraba hace más de doce milenios.

Así, y con los datos actuales del estudio del hábitat, se plantea que el hombre del Magdaleniense medio o final pudiera ser el autor de esas pinturas. Pero, con palabras revestidas de cautela, López Quintana les citó como sus “probables” autores, que no definitivos. Habrá que seguir trabajando en los misterios de una vetusta cueva que sigue sorprendido al ser humano moderno.

víaSantimamiñe

Hallazgo de pinturas rupestres en Askondo, con una cronología que ronda los 28.000

In 1-PaleolíticoGeneralPaís Vasco on mayo 10, 2011 at 20:01

Según los investigadores, son más antiguas que Santimamiñe

Imagen de un caballo tapado justamente por una indicación sobre la cueva

Se trata del último hallazgo prehistórico descubierto en la cueva de Askondo, enMañaria, donde un grupo de arqueólogos encontró el pasado mes de enero un conjunto de pinturas rupestres que, según las primeras estimaciones, data de 25.000 años antes de nuestra era Leer el resto de esta entrada »

Los artistas de la cueva de Altamira (Cantabria) y de Askondo (Vizcaya) fueron “coetáneos”.

In 1-Paleolíticoa. Prehistoria on mayo 6, 2011 at 13:12

Descubren una decena de dibujos y grabados con unos 25.000 años de antigüedad, es decir, coetáneos a las primeras pinturas de Altamira.

Investigadores de la UC participaron en el hallazgo de arte rupestre de Askondo

Dos de los tres arqueólogos responsables del hallazgo de las pinturas rupestres descubiertas en la cueva vizcaína de Askondo son doctores por la Universidad de Cantabria y desarrollan su labor investigadora en el Instituto Internacional de Investigaciones Prehistóricas de Cantabria (IIIPC). Se trata de Diego Gárate y Joseba Ríos, según ha informado la UC en nota de prensa, tras hacerse pública esta semana la noticia del descubrimiento. Leer el resto de esta entrada »

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 7.690 seguidores

%d personas les gusta esto: