paleoblog

Robot “marciano” de la NASA para los hielos Groelandia.

In c. Paleontología y geología on mayo 2, 2013 at 18:41

La NASA ensaya una iniciativa de estudiantes de ingeniería para aplicar, en estudios de glaciología, tecnologías de los vehículos rodantes autónomos de misiones planetarias.

El Grove mide casi dos metros de alto, pesa 400 kilos y puede desplazarse por la nieve autónomamente, a una velocidad de dos kilómetros por hora y sin contaminar, con un radar para explorar las capas de nieve que se acumulan formando los glaciares. Tiene un indudable sabor a los robots rodantes, o rover, de exploración planetaria que la NASA envía a la superficie de Marte, como el Curiosity. Pero en este caso el entorno en que el vehículo tiene que desenvolverse, por desértico y extremo que sea, está en el planeta Tierra: los hielos de Groenlandia.

 

El prototipo está listo y las pruebas con el nuevo aparato en Groenlandia comienzan el 3 de mayo para durarar algo más de un mes. El objetivo científico, aún en la fase de ensayos, es detectar la capa de nieve que se formó allí el pasado verano tras un excepcional episodio de fusión del 97% de la superficie helada de Groenlandia debido a las altas temperaturas registradas.

 

La idea surgió de un grupo de estudiantes de ingeniería entusiastas de los rover que, durante sus prácticas en el Centro Goddard de la NASA, plantearon a una científica, Lora Koening, si sería de utilidad un rover en sus investigaciones de la acumulación de capas en los glaciares. Los datos normalmente se adquieren desde satélites y aviones, o los toman los científicos desplazándose en motos de nieve en condiciones a menudo realmente difíciles. A Koening le gustó la idea del robot, la encontró útil y propuso a los jóvenes colocar un radar en el vehículo autónomo, convirtiéndose también en asesora del proyecto. “Los robots como el Grover nos proporcionarán una nueva herramienta para los estudios de glaciología”, explica la científica en un comunicado de la NASA.

 

Al Grover (Greenland Rover Goddard Remotely operated Vehicle for Exploration and Research), se le unirá en las pruebas de campo otro robot rodante, el Cool Robot, desarrollado en el Dartmouth College, con financiación de la Fundación Nacional para la Ciencia (NSF) estadounidense, diseñado para llevar diferentes instrumentos de muestreo atmosférico y de glaciares.

 

Las soluciones técnicas aplicadas en el rover de los hielos no son idénticas a las del Curiosity o de similares misiones de la NASA fuera del planeta, pero los retos guardan similitudes: “El Grover es exactamente como un vehículo espacial operando en el suelo: tiene que sobrevivir durante meses sin ayuda en un entorno hostil, con unos pocos comandos para conocer su condición y darle instrucciones para desenvolverse en las situaciones que encuentre”, explica Michael Comberiate, ingeniero retirado de la NASA y responsable de los cursos de verano de ingeniería en Goddard. También sería útil en la Antártida, señala. No hay que olvidar que el Curiosity, como sus antecesores Spirit, Oportunity y Sojourner son plantaformas de ensayos de tecnologías, además de misiones científicas.

 

Con 1,80 metros de altura, incluidos los paneles solares en la cubierta, y dos sistemas de cadenas de nieve para desplazarse, el Grover funciona enteramente con energía solar, de manera que se evita toda contaminación en los entornos polares prístinos que tiene que recorrer. Los paneles están colocados formando una V invertida para captar energía tanto del Sol como la radiación reflejada en la superficie de hielo. Dos baterías recargables acumulan energía para el radar.

 

Los ensayos de campo se va a desarrollar en la estación científica Summit Camp, de la (NSF), en una zona de Groenlandia donde la capa de hielo supera los tres kilómetros de grosor. Como en verano hay Sol permanentemente allí, el Grover no tendrá limitaciones de horario. De momento se comunicará por Wifi con alcance de cinco kilómetros y el plan es que el robot envíe a los operadores paquetes de datos para poder determinar si está funcionando bien o no, pero el grueso de la información que recoja se recuperará al final de las pruebas. Para más adelante, los investigadores quieren pasar a comunicarse vía satélite con el vehículo automático, de manera que este podrá alejarse del centro de control y los científicos recibirán los datos en tiempo real. En principio, un robot así podrá utilizarse en cualquier lugar y se podrá controlar desde cualquier sitio, señalan los ingenieros.

vía EL PAÍS.

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 7.702 seguidores

%d personas les gusta esto: