paleoblog

La ciudad íbero romana de Torreparedones, abierta al público

In -Actividades de dinamización, -Plan estratégico y proyectos, 6-Prerromano, 7-Roma, Andalucía, General on febrero 10, 2011 at 15:50

La ruta turística comienza en la puerta oriental de la muralla

El yacimiento arqueológico de Torreparednes, ubicado en Baena. | Madero Cubero

La ciudad íbero romana de Torreparedones, en la actual campiña cordobesa, vuelve a estar ocupada por los humanos después de su puesta en valor por parte del Ayuntamiento de Baena, institución propietaria de los terrenos donde se asienta uno de los mayores yacimientos arqueológicos de la época hallados, que se expande por una superficie de 10,5 hectáreas, aunque tan sólo se ha excavado un 1,5% del total. Aún así, ya hay quien habla de la ‘Pompeya de Andalucía’.

La puesta en valor de este yacimiento ha sido una de las grandes apuestas del gobierno local de Baena, promotor del proyecto. El objetivo que en todo momento ha perseguido el Consistorio es lograr crear una nueva industria de la ciudad a través de la cultura y del turismo, pues desde que el pasado mes de enero fueran inauguradas las visitas turísticas a Torreparedones, numerosos grupos se han interesado ya por la propuesta.

Esta ciudad íbero romana estuvo ocupada desde la Edad del Cobre hasta la Baja Edad Media. Torreparedones se ubica a unos 20 kilómetros de Baena, entre su término municipal y el de la localidad de Castro del Río. Los hallazgos se han ido sucediendo en el tiempo desde que en 1833 apareciera causalmente el mausoleo de los Pompeyos, una tumba en cuyo interior se localizaron varias piezas pertenecientes al ajuar funerario y 12 urnas cinerarias que mostraban en una de sus caras los nombres de las personas allí enterradas.

Los trabajos topográficos y las excavaciones han permitido que hoy sean visitables el foro, el mercado y numerosas termas. La ruta turística comienza en la puerta oriental de la muralla, cuyo origen se remonta a la presencia íbera pero que tuvo su mayor desarrollo, como el resto del asentamiento, en época romana. La grandiosidad de las dos torres, que flanquean la puerta, denota el fuerte carácter militar y la curia de la ciudad.

Por su parte, el santuario íbero traslada al visitante a la religiosidad de las gentes de los siglos II y I a.C., cuando este lugar recibía a numerosos devotos. La divinidad venerada entonces era la Dea Calestis, a la que se le confiaba la curación de miembros del cuerpo y un parto con desenlace feliz. La diosa recibía como señal de agradecimiento por parte de los devotos numerosas figuras antropomorfas talladas en piedra. Son los exvotos de Torreparedones. Una colección superior a las 290 piezas se conserva en la actualidad.

El foro, que ocupa unos 700 metros cuadrados, representa uno de los mejores testimonios del urbanismo romano en la Península Ibérica en época imperial, con una plaza porticada de grandes dimensiones donde se han encontrado tres esculturas, entre ellas el busto del emperador Claudio. Además, se ha hallado una inscripción con el nombre del mecenas local que pagó el pavimento de la citada plaza. Junto al foro, los arqueólogos han localizado el mercado, un edificio de termas y una de las principales calles de la ciudad, que la atravesaban de oeste a este.

vía elmundo.es.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: