paleoblog

Del Homo heidelbergensis al antecessor  

In b. Arqueología, Castilla y León on julio 18, 2011 at 07:38

La reapertura de Galería de Atapuerca tras 15 años y la búsqueda de nuevos restos en el yacimiento más fructífero, Gran Dolina, marcan la campaña en estas canteras.

La Gran Dolina del yacimiento de la sierra de Atapuerca. (Foto: Eduardo Margareto).

Con el mismo “cante de las minas” de fondo y siguiendo el recorrido por la Trinchera del Ferrocarril se llega al yacimiento de Galería. Un lugar en el que hace 33 años un joven paleontólogo de nombre Emiliano Aguirre junto a un pequeño grupo de investigadores y voluntarios, comenzó la aventura científica de Atapuerca.

Fue el primer yacimiento en la Trinchera del Ferrocarril excavado de forma sistemática. En él se encontraron restos de la especie Homo heidelbergensis, con cronologías de entre 250.000 y 50.000 años, y además se hallaron herramientas de piedra de diferentes materiales.

 

Ahora, alrededor de ocho científicos retoman las labores, después de quince años, con la intención de comprobar los resultados anteriores con la incorporación de las nuevas tecnologías y sistemas informatizados de toma de coordenadas y datos. Todos los datos entrarán directamente en el ordenador y el posible error humano desaparecerá.

 

30 metros cuadrados

 

El codirector de las excavaciones, Eudald Carbonell, explica que este año se reabre una excavación en extensión de más de 30 metros cuadrados para comprobar los resultados de hace 25 años. Cuenta que los restos de Homo heidelbergensis son “un poco más modernos” que los que salieron a la luz en la Sima de los Huesos pero “completan este rosario de ocupaciones que es de 1,3 millones de años hasta 50.000 años y más hasta el Neolítico, la Edad del Bronce o la Edad Media”.

 

Las responsables de Galería, Isabel Cáceres y Paola García, cuentan que este yacimiento fue una trampa natural y que las partes esqueléticas encontradas revelan que los homínidos la usaban para cazar a los animales y posteriormente les trasladaban a otro lugar. En esta cueva hay hasta doce momentos diferentes de ocupación.

 

Galería forma parte de Tres Simas, un complejo al que pertenecen tres yacimientos: Galería, Trinchera Norte y Covacha de los Zarpazos. En este último terminaron los trabajos el año pasado. Se prevé que Galería pueda ser visitable en un futuro cercano.

 

Gran Dolina

 

Gran Dolina es el yacimiento donde en la campaña arqueológica de 1994 se encontraron lo que posteriormente se confirmarían como los primeros restos de la especie Homo antecessor (800.000-900.000 años), la más antigua de Europa. Es el tercer yacimiento de la Trinchera del Ferrocarril y uno de los más fructíferos de Atapuerca.

 

En él trabajan dos grupos. En la actualidad, cerca de una decena de investigadores siguen intentando recuperar restos de Homo antecessor en el nivel TD6, que en un futuro se excavará en extensión. Está previsto que este número se incremente para el próximo año hasta alcanzar los quince. Y, por otro lado, se sigue excavando en extensión el nivel TD10 donde están apareciendo abundantes restos de industria lítica y de fauna de 360.000 años. En este último trabaja el grupo más numeroso formado por una treintena de arqueólogos.

 

“En el nivel 10 estamos acabando una capa con registro de un predominio de bóvidos frente a caballos, ciervos y una industria exclusivamente fabricaba en sílex, mientras que en otros niveles había cuarcita. Era una ocupación muy especializada hacia la caza y el consumo de grandes bóvidos o bisontes”, explica Andreu Ollé, responsable de Gran Dolina.

 

Fases de ocupación

 

“Nos interesa mucho porque hay capas con restos y sin restos, lo que nos permite diferenciar las fases de ocupación de la cavidad”, aclara. Sin embargo, Andreu Ollé reconoce que “no hay una interpretación de lo que está sucediendo, aunque hay tesis en marcha”.

 

“Lo que está claro es que en TD10-1 hay muchos ciervos, caballos y algo de bóvidos o carnívoros, gamos y una gran variedad de materias primas que reflejaban el entorno de Atapuerca, mientras que en TD10-2 hay un predominio del bóvido y el 98 por ciento son en sílex que significa que preferían este material o no bajaban al río a por las piedras, lo que indica una ocupación especializada”, señala.

 

El codirector de las excavaciones Juan Luis Arsuaga indica que se excava este rico cazadero de bisontes “excepcional y único en su género con miles y miles de restos que representan a centenares de bisontes cazados por Homo heidelbergensis y que explican cómo estos grupos perseguían a los grandes rebaños de estos animales y en estos lugares, en estas cuevas, lograban sobrevivir”.

 

Un millón de años

 

Además, otro grupo de excavadores trabaja en el nivel TD-6, donde aparecieron los primeros restos del Homo antecessor. Ollé apunta que se trabaja en una capa de fósiles que permitirá en esta campaña o en la del próximo año entrar en el nivel TD-5 y TD-4, desconocidos, que tienen una antigüedad de un millón de años.

 

“Hemos encontrado un conjunto importante de fósiles y unas pocas herramientas de piedra. De este modo sabemos que en Gran Dolina hace un millón de años había ocupaciones humanas aunque pensamos que de poca entidad. Tenemos poco registro excavado y la perspectiva más inmediata será ver qué ocurre en estos niveles”, afirma.

 

Otro de los codirectores, Eudald Carbonell, reconoce que se tardarán “de diez a doce años o más en volver a TD-6”, donde están los homínidos como el antecessor.

 

Actividades

 

De esta forma, resume que en el conjunto de la Trinchera del Ferrocarril, aunque no se ha excavado la parte superior de la Sima del Elefante, donde se pueden encontrar homínidos de 150.000 años, se descubrió un homínido de 1,3 millones, homínidos de 900.000 y de 700.000 años. “Reconocer sus actividades, qué tipo de caza practicaban, cómo se organizaban, qué tecnología tenían para poder explicar en Europa cómo se ha producido la evolución es el proyecto que se tiene en la Trinchera para los próximos diez años”, dice.

 

Carbonell revela que el conjunto de Galería y Gran Dolina están conectados; algo que han podido saber gracias a la utilización de escáneres de alta precisión. “Conocemos los conductos, cada vez sabemos más de este sistema, que es inconmensurable, ya que la tecnología nos permite afinar cosas como decir que no sabemos la especie pero que la que hemos descubierto no es”, asevera.

 

Finalmente, asegura que otro de los proyectos importantes en los próximos años será cuando se vuelva a excavar el nivel TD-6. Algo que realizará otro equipo investigador porque “nosotros seguramente estaremos jubilados”, sonríe. Sin embargo, se muestra convencido de que se encontrarán restos craneales que permitirán, como ha ocurrido con heidelbergensis, explicar cómo era una comunidad biológica de hace un millón de años. “Es uno de los grandes retos que esperan en Atapuerca por el momento”, afirma.

vía  Homo heidelbergensis.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: