paleoblog

Impulsan museo virtual para proteger el arte rupestre de Baja California

In -Gestión cultural, II-Nuevas tecnologías on agosto 8, 2011 at 14:43

En Baja California Sur buscan resguardar del vandalismo más de 800 sitios con grabados y obras antropomorfas

Más de 800 sitios rupestres con grabados y pinturas antropomorfas hoy en día corren peligro debido al vandalismo y “afán protagónico” de los visitantes que arriban a Baja California Sur.

Lo anterior motivó al Consejo Nacional de Adopte una Obra de Arte iniciar la construcción de lo que será el primer Museo Virtual de Arte Rupestre, que irá de la mano con un corredor turístico con Mazatlán, cerca de donde se hará un Museo Arqueológico de Piedras Labradas.

 

Con una inversión de 28 millones de pesos se inició la construcción del virtual, el cual tiene como objetivo conservar las pinturas rupestres que se encuentran en centenares de cuevas, abrigos y frentes rocosos de las cordilleras de la región central de Baja California Sur.

 

Este museo estará en una superficie de 9 mil metros cuadrados, a 200 metros de la playa en San José del Cabo, terreno que fue donado por la asociación Adopte una Obra de Arte al Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH). Las pinturas rupestres son un mágico patrimonio, cuyo testimonio se debe compartir y preservar, según la organización.

 

Esta muestra revela en base a análisis profesionales que la región de Baja California Sur fue habitada al menos desde hace 10 mil años, iniciándose la habilidad de pintar en la roca hace más de 4 mil años, lo cual se mantuvo hasta el año de 1650.

 

El arte pictórico rupestre abarca una variedad de representaciones de fauna terrestre y marina. Justina Isabel De Cima de Berdegué, vicepresidenta del Consejo Nacional de Adopte una Obra de Arte y coordinadora del proyecto, dijo que estas pinturas se remontan a un lapso que abarcó del año de 1100 al 1300 a. C., que pese a su antigüedad se ha conservado, por lo que el objetivo es preservarlas.

 

La construcción del museo virtual está a cargo del arquitecto mexicano Agustín Hernández Navarro, quien prevé cubrir el lugar con un domo, imagen abstracta de un cerro, con el fin de integrar la arquitectura al medio circundante.

 

El museo estará en San José del Cabo, cerca del mar, en un terreno donado por la sociedad civil. La construcción del mismo está a cargo de la empresa Arlu y Altamira que ganó mediante una licitación hacerse cargo de la obra.

 

Las cuevas que se darán a conocer son las de La Cuesta del Palmario, situadas al oeste de Mulegé, en cuya consolidación se ha ocupado Adopte una Obra de Arte; las de Pie de la Cuesta, en la Sierra de Guadalupe, o las de Los Monos de San Juan.

 

Lo relevante de este sitio es la gran concentración de estos petroglifos en un solo lugar, lo cual le convierte en algo único en el continente americano y tal vez en el mundo, señaló. “La idea de ubicar un museo en este sitio surgió ante la necesidad de resguardar este legado que se había conservado semiescondido durante muchos años, ya que sólo se podía llegar a través del mar, y algunas veredas apenas conocidas por la gente de aquí”.

 

De Cima de Berdegué consideró que “con el paso del tiempo, y con el mayor flujo de visitantes hacia las playas, estos grabados también se convirtieron en víctimas del vandalismo, lo cual no pudimos ignorar y tuvimos que buscar una solución”.

 

Informó que la meta es construir el museo en un año, el cual además de ser un atractivo turístico vendrá a generar fuentes de empleo y permitirá captar un turismo extra al que ya arriba a Los Cabo. Estos visitantes, dijo, podrán seguir su recorrido cultural hacia Mazatlán, vía marítima, para llegar a San Ignacio, municipio que está a 60 kilómetros al norte del puerto mazatleco, donde se ubica el sitio conocido como Las Labradas.

 

Turismo cultural

 

Se tratará de impulsar un turismo especializado en la cultura. “El Museo Virtual de Arte Rupestre viene a crear un nuevo circuito en el mar de Cortés, ligándose al Museo Arqueológico de Las Labradas, el cual se construye paralelamente en la costa de Sinaloa, en la zona más rica en petroglifos del continente americano, donde la inversión es de 16 millones de pesos”.

 

Explicó que con relación al Museo Virtual se escogió a Los Cabos por la riqueza que tiene en lo que se refiere a la pintura rupestre. Al referirse al Museo de las Labradas, en San Ignacio, Sinaloa, dijo que éste comprende un conjunto de más de 300 grabados rupestres con más de 1500 años de antigüedad, distribuidos a lo largo de un kilómetro y que están enmarcados por la playa.

 

“El tener un museo no sólo es una muestra de respeto hacia este importante lugar, sino un testimonio de apreciación por parte de las personas que habitan en ésta comunidad, quienes unidas y con mucho esfuerzo realizaron con sus manos lo que hoy en día se admira ahí”.

 

Los museos facilitan la información a los visitantes y permiten ampliar los estudios, añadió, creando un puente entre otras instituciones nacionales e internacionales,que se han especializado y han realizado aportaciones significativas en este campo del arte rupestre y la arqueología.

vía El Universal – Los Estados.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: