paleoblog

Bones. Huesos de 5.600 años hablan de una sociedad violenta para niños, mujeres y enfermos en Harappa, Indo.

In -A debate, b. Arqueología on noviembre 21, 2011 at 21:56

Un estudio de los huesos humanos de las ruinas de Harappa han revelado signos de violencia mortal entre habitantes, este descubrimiento desafía  el pensamiento actual sobre que la antigua civilización del Indo fue un reino excepcionalmente tranquilo para sus habitantes. 

Una bioarqueóloga estadounidense ha dicho que el análisis de los restos óseos de Harappa, sugiere que las mujeres, niños y personas con enfermedades infecciosas fáciles víctimas de la violencia.

Gwen Robbins Schug ha estudiado los restos óseos de 160 personas de los cementerios de Harappa excavados durante el siglo XX. Las prácticas funerarias y las lesiones en los huesos pueden ser interpretadas como una evidencia de la jerarquía social, desigualdad de poder, acceso desigual a los recursos, y violencia abierta, dijo en una presentación a principios de esta semana en una reunión de la Asociación Americana de Antropología en Montreal, Canadá.

“Los restos óseos de Harappa nos cuentan una historia convincente sobre el sufrimiento social y la violencia”, dijo Robbins Schug. “La violencia no fue frecuente en Harappa, pero afectó a unas comunidades más que otras”, dijo.

Ella encontró signos de lesiones accidentales en parte de los  esqueleto, pero la mayoría de las lesiones en la cabeza parecía ser el resultado de agresión por garrotazos. La prevalencia de lesiones en la cabeza como era de seis por ciento – una cifra baja de un antiguo Estado-sociedad. Sin embargo,  las lesiones en la cabeza analizando el género y de clase social llamaron la atención.

Aproximadamente la mitad de los esqueletos femeninos de un cementerio tenía lesiones graves en la cabeza probablemente causado por golpes de garrotes. En otro pozo de huesos, que los arqueólogos llaman la zona G, el 22 por ciento de los esqueletos tenía un traumatismo craneal agudo, así como signos evidentes de enfermedades infecciosas.

“Las personas en la zona G eran marginados, – sufrieron las lesiones más extremas y tenían la mayor prevalencia de enfermedades, y fueron enterrados más allá de un desagüe de aguas residuales “, dijo Robbins Schug The Telegraph.

En la zona G también había restos óseos de niños tratados con violencia.
Jerarquía en la asistencia médica
Un cráneo de un adulto de sexo masculino mostraba una un corte de espada entre las cuencas de los ojos, otro esqueleto masculino tenía una primera versión de una craneotomía (cirugía del cerebro) para hacer frente a una lesión en la cabeza. Pero no hay esqueletos de mujeres o niños con evidencias de dicho tratamiento.
Esto podría implicar una jerarquía en el acceso a la atención médica, dijo Robbins Schug, o las víctimas ya  habían recibido golpes fatales.
Harappa fue una de las ciudades más grandes y pobladas de la civilización del Indo entre el 2600 aC y 1900.
¿No se ha querido investigar estas evidencias de agresiones?
La mayoría de las investigaciones hasta ahora se habían dirigido a argumentar que las lesiones en los huesos no se debieron a la invasión aria pero, un arqueólogo, dijo, que  no ha habido esfuerzo sistemático para entender la causa de las  lesiones o interpretar su significado.
Estudios del esmalte dental han hecho alusión a la discriminación de género nutricional”, dijo Sankhyan que habían colaborado con Robbins Schug principios de este año en el análisis del cráneo de hombre con la evidencia de una craneotomía.
La civilización del Indo experimentó un período de decadencia entre los años 1900 aC y 1700, aunque la causa de este descenso sigue sin estar claro. Algunos investigadores han atribuido la caída de la civilización con el cambio climático, otros lo han ligado a los cambios en los patrones de comercio y economía.
Un arqueólogo de la Universidad de Cambridge Jane McIntosh había descrito hace una década en su libro sobre la civilización del Indo  como un “reino de la paz” con carácter excepcional en el que todos llevaban una existencia cómoda, bajo el liderazgo benevolente de un sacerdocio especial. La investigación realizada por Robbins Schug, apoyada por los EE.UU. con la  India Educational Foundation, ha desafiado esta hipótesis a través del estudio de los huesos.

vía http://www.telegraphindia.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: