paleoblog

Arqueología experimental. Francia y México comparten técnicas de talla lítica

In e. Tecnología y experimental on marzo 15, 2012 at 11:11

Instituciones mexicanas y francesas, han comenzado una alianza para impulsar los estudios tecnológicos de materiales arqueológicos, como lítica, cerámica, concha, hueso y metal, que son fundamentales para interpretar aspectos de la organización de las sociedades prehispánicas que habitaron lo que hoy es el país.

El Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) informó, mediante un comunicado, que el primer paso de esta colaboración fue la participación de director del Laboratorio de Investigación “Prehistoria y Tecnología”, del Centro Nacional de Investigación Científica (CNRS), de Francia, Jacques Pelegrin, en el Taller de Tecnología Lítica.

 

Durante esta actividad, que se realizó en las instalaciones del Centro de Estudios Mexicanos y Centroamericanos (CEMCA), el especialista francés apuntó que este taller busca compartir técnicas empleadas por el hombre prehistórico, de hace 30 mil a 10 mil años, y a las cuales ha tenido acercamiento, a través de la llamada arqueología experimental.

 

“Hasta los años 70, la metodología arqueológica se parecía mucho al conocimiento de los anticuarios.

Arqueología Procesual

Las contribuciones del arqueólogo estadounidense Lewis Binford y el inicio de la Arqueología Procesual, así como el desarrollo de una nueva arqueología en Francia, provocaron un cambio en la manera de aproximarse a los objetos arqueológicos” explicó.

 

Detalló que a través de una lectura tecno-morfológica de los artefactos se logró más allá de una apreciación tipológica, estilística o artística de los objetos, un examen minucioso de excavaciones.

 

“Lo que permite inferir una serie de aspectos ocultos tras los artefactos: también los pequeños trozos desprendidos de la piedra, aportaban información acerca del comportamiento técnico, económico y social” abundó.

“método azteca” 

Pelegrin consideró que los arqueólogos mexicanos deben dejar de observar únicamente a través del denominado “método azteca”, técnica que fue descrita por el arqueólogo John E. Clark, a partir de algunas fuentes del siglo XVI que hacen referencia a un procedimiento particular para fabricar navajas prismáticas, que fueron los instrumento más usados entre los pueblos mesoamericanos.

 

Explicó que el “método azteca” requiere que el tallador se siente sobre el suelo y estabilice el núcleo de obsidiana con sus pies en la tierra, sin la necesidad de estacas de madera o la construcción de un estabilizador de madera.

 

“Es muy probable que en Mesoamérica existiera una mayor variedad de técnicas para la elaboración de herramientas líticas, las cuales aún no se han identificado”, comentó

 

De ahí la importancia del taller organizado por el Laboratorio “Arqueología de las Américas”, del CNRS, la Universidad París 1 Panthéon-Sobornne, y Colegio Francomexicano en Ciencias Sociales.

 

El INAH es coadyuvante a través del posgrado en Arqueología de la Escuela Nacional de Antropología e Historia (ENAH).

 

Además de la Universidad Autónoma de San Luis Potosí y el CEMCA.

 

Previo a su participación en el taller Pelegrin visitó la Sierra de las Navajas, en el estado de Hidalgo, uno de los yacimientos de obsidiana más extensos y estudiados por la arqueología, que sorprendió al especialista francés.

 

En compañía del arqueólogo Alejandro Pastrana Cruz, conoció el trabajo de los talladores de obsidiana del municipio hidalguense de Nopalillo, que en su opinión “redescubrieron” técnicas de talla, ante la demanda turística; es decir, emergió un mercado que posibilitó la inversión de tiempo en esta actividad.

 

“Mediante la observación de piezas arqueológicas y después por imitación, los artesanos trataron de entender el procedimiento para manufacturar estas piezas que ahora se venden al turista”.

 

Agregó que esto es un fenómeno interesante “porque si nos trasladamos a la arqueología, podemos imaginar que entre grupos prehistóricos, y en el caso de México, prehispánicos, también hubo contextos de emulación, de estimulación, de demanda, que favorecieron la innovación tecnológica”.

 

En la antigua Mesoamérica la, mayoría de las herramientas cortantes, dijo, fueron manufacturadas en obsidiana, sin embargo, se ha subestimado la variedad de técnicas empleadas en la manufactura de la hoja prismática, y se ha ignorado.

 

“Una gran cantidad de variaciones en los sistemas de producción de la hoja de obsidiana, a través del uso de demasiados modelos generales de procesos tecnológicos, que disfrazaron los mismos procesos de producción que hemos querido estudiar” señaló.

 

Finalmente, Pelegrin mostró a los participantes del Taller de Tecnología Lítica procedimientos que se usaron en el Viejo Continente, como la técnica con palanca-compresora a fin de que “en un momento dado puedan ser reconocidos en sitios de América, aunque hasta ahora no se ha registrado un hallazgo de este tipo”.

 

Jacques Pelegrin es de lo pocos arqueólogos a nivel mundial que dominan la reproducción del método y las técnicas empleadas para la fabricación de herramientas líticas, desde la selección del bloque de materia prima y la obtención del núcleo, hasta el producto final.

 

Su visita a México representa el comienzo de un intercambio académico encaminado a la difusión de los estudios tecnológicos y su práctica en la arqueología mexicana.

vía El Porvenir

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 7.653 seguidores

%d personas les gusta esto: