paleoblog

Encuentran en una momia los glóbulos rojos más antiguos con 5.300 años.

In 4-Calcolítico, Antropología, h. Otras categorías on mayo 2, 2012 at 19:49

Un grupo de científicos que examinó los restos del prehistórico hombre de hielo italiano “Otzi”, que habitaba los Alpes hace unos 5.300 años, dijo el miércoles que aisló lo que considera que son los rastros de sangre humana más antiguos hallados alguna vez.

Los expertos de Italia y Alemania indicaron que usaron un microscopio de fuerza atómica para examinar secciones de tejido de una herida causada por una flecha que provocó la muerte del hombre de la Edad del Cobre, que fue hallado congelado en un glaciar hace dos décadas, y de una laceración en su mano derecha.

“Realmente lucen similares a las muestras de sangre modernas”, dijo el profesor Albert Zink, de 46 años, jefe alemán del Instituto de las Momias y el Hombre del Hielo de la Academia Europea en Bolzano, capital de la región de Italia de habla alemana Alto-Adige.

“Hasta el momento, esta es la evidencia más clara de las células sanguíneas más antiguas”, dijo Zink por teléfono, y agregó que la nueva técnica ahora podría usarse para analizar momias egipcias.

Los estudios fueron realizados en conjunto con el Centro de Interfaces Inteligentes de la Universidad Técnica de Darmstadt en Alemania y el Centro para las Nanociencias en Múnich.

En las últimas dos décadas, científicos han recolectados datos del estómago, los intestinos y los dientes del hombre ancestral bien preservado, que fue hallado sobresaliendo de un glaciar por escaladores alemanes en 1991 en los Alpes Tiroleses, en la frontera austro-italiana.

Otzi, cuyo apodo deriva de la palabra alemana con que se nombra la zona donde fue hallado, tenía cabello marrón y sangre tipo 0, y se cree que tenía 45 años cuando fue alcanzado por una flecha mientras escalaba las altas montañas hace 5.300 años.

El instrumento de nanotecnología usado por Zink y su equipo escanea la superficie de secciones de un tejido usando una sonda muy delgada, indicaron los científicos en un resumen de su informe.

A medida que la sonda se mueve sobre la superficie, sensores miden cada pequeña desviación de la sonda, línea por línea y punto por punto, construyendo una imagen tridimensional.

GLÓBULOS ROJOS CON FORMA DE “DONA”

Zink, antropólogo, dijo que los glóbulos rojos que encontró su equipo tienen la clásica forma de “dona” que se observa en las personas saludables hoy en día.

“Es muy interesante ver que los glóbulos rojos pueden perdurar por tanto tiempo”, manifestó.

“Esto también abrirá posibilidades para la ciencia forense y ayudaría a conducir a una determinación más precisa de la edad de rastros de sangre encontrados en investigaciones criminales”, agregó.

A comienzos de este año, los científicos realizaron la primera secuenciación genómica completa de Otzi, con la que determinaron que el hombre tenía una predisposición a enfermedades cardiovasculares y ojos marrones que lo acercaban a un posible origen en el Cercano Oriente.

Otzi tenía intolerancia a la lactosa, que era común entre las sociedades agrarias del Neolítico, y también fue el primer portador conocido de la enfermedad de Lyme, una infección bacteriana diseminada por las garrapatas.

El examen de la herida por donde entró la flecha, en la espalda de Otzi, identificó fibrina, una proteína involucrada en la coagulación sanguínea, indicó el resumen del reporte.

Dado que la fibrina está presente en las heridas frescas y luego desaparece, esto parece mostrar que el cazador murió rápidamente y no unos días después de la lesión como se pensaba previamente, añadió el informe.

Zink realizó su investigación con Marek y Robert Stark, profesores de ciencias materiales del Centro para las Nanociencias en Múnich y con colegas italianos en Bolzano.

Para estar seguros de que los especímenes que estaban examinando eran de sangre y no de polen, los científicos usaron un segundo método analítico conocido como método espectroscópico Raman.

En ese método, un láser ilumina una muestra de tejido y análisis del espectro de luz permiten la identificación de varias moléculas.

Zink dijo que él y sus colegas esperan realizar más análisis sobre las enzimas, proteínas y sistema inmune de Otzi.

“Esperamos poder avanzar bien en esta área también”, indicó.

Los resultados completos serán publicados en la revista británica Journal of the Royal Society Interface.

vía Público.es.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 7.716 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: